Stop a la Ansiedad

Ansiedad Generalizada

Ansiedad

Ansiedad Generalizada TAG

Trastorno de Ansiedad Generalizada

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) pasan el día llenas de preocupaciones y tensiones exageradas, incluso cuando hay poco o nada que las provoque. Tales personas esperan desastres y están demasiado preocupadas por asuntos de salud, dinero, problemas familiares, o dificultades laborales. En ocasiones, el simple pensamiento de cómo pasar el día produce ansiedad.
“Siempre pensé que me preocupaba por todo. Me sentía alarmado e incapaz de relajarme. En ocasiones, la sensación aparecía y desaparecía y en otras ocasiones era constante. Podía durar varios días. Me preocupaba acerca de qué iba a preparar para una cena o qué sería un buen regalo para alguien. Simplemente no podía despreocuparme de ningún detalle”. “Cuando mis problemas tocaban fondo, faltaba al trabajo y me sentía terriblemente mal por tal situación. Entonces, me preocupaba perder el trabajo. Mi vida era deprimente hasta que obtuve tratamiento”.
“Sufría serios problemas para dormir. Había ocasiones en que me levantaba alarmado en la mitad de la noche. Tenía problemas para concentrarme, incluso para leer el periódico o una novela. En ocasiones me sentía un poco mareado. Mi corazón se aceleraba o latía fuertemente. Y eso me preocupaba aun más. Siempre me imaginaba cosas peores que la realidad. Si tenía un dolor de estómago, pensaba que era una úlcera”.
Las personas con trastorno de ansiedad generalizada (TAG) pasan el día llenas de preocupaciones y tensiones exageradas, incluso cuando hay poco o nada que las provoque. Tales personas esperan desastres y están demasiado preocupadas por asuntos de salud, dinero, problemas familiares, o dificultades laborales. En ocasiones, el simple pensamiento de cómo pasar el día produce ansiedad.
El TAG se diagnostica cuando una persona se preocupa excesivamente acerca de diversos problemas de la vida diaria durante por lo menos seis meses. Las personas con TAG parecen incapaces de liberarse de sus preocupaciones, a pesar de que usualmente son conscientes de que su ansiedad es más intensa de lo que amerita la situación. No se pueden relajar, se asustan con facilidad, y tienen dificultades para concentrarse. Con frecuencia, tienen problemas para dormir o mantenerse dormidas. Los síntomas físicos que con frecuencia acompañan la ansiedad incluyen fatiga, dolores de cabeza, tensiones musculares, dolores musculares, dificultad para tragar, temblores, tics nerviosos, irritabilidad, transpiración, náuseas, mareos, necesidad de ir al baño con frecuencia, sensación de falta de aire, y repentinos acaloramientos.
Cuando sus niveles de ansiedad son moderados, las personas con TAG pueden funcionar socialmente y mantener un trabajo. Aunque no evitan ciertas situaciones como resultado de su trastorno, las personas con TAG pueden tener dificultades para llevar a cabo las actividades más sencillas de la vida diaria si su ansiedad es grave.
El trastorno se desarrolla gradualmente y puede comenzar en cualquier punto del ciclo de vida, aunque los años de mayor riesgo son aquéllos entre la infancia y la mediana edad.

NIMH

Ansiedad

Diagnóstico del TAG

Diagnóstico del TAG

En qué consiste la Ansiedad Generalizada y qué no son otros problemas de la ansiedad.

Extraído del DSM IV

Ansiedad

"Si tienes alguno de estos síntomas..."

Si tienes algunos de estos síntomas, tienes Ansiedad Generalizada

Si no tienes más de tres síntomas, no tienes TAG
Tienes Inquietud o impaciencia constantes a lo largo del día, Te sientes fatigado sin haber realizado esfuerzo, Te cuesta mucho concentrarte, Tienes la sensación de que tu mente está en blanco, Te alteras y te irritas con facilidad. Parece que tienes los nervios a flor de piel, Te sientes muy tenso muscularmente, Te cuesta dormirte por las noches o te despiertas a media noche y te cuesta volver a dormir. Por la mañana tienes la sensación de no haber descansado.
Si tienes alguno de estos síntomas tienes ANSIEDAD GENERALIZADA
Tienes Ansiedad Generalizada si te preocupan de forma excesiva cosas o acontecimientos de la vida cotidiana. Son preocupaciones que a otras personas no les inquietan, porque forman parte de lo que ocurre todos los días.
Solemos decir que una persona que tiene Ansiedad Generalizada está todo el día con una expectación aprensiva, analizando qué puede ocurrir o salir mal, dónde puede haber un problema, una dificultad.
Es una constante preocupación por todo lo que ocurre, incluso las cosas más insignificantes.
Fíjate bien en lo que está ocurriendo. Tienes pensamientos que te hacen pensar que algo grave va a ocurrir. Tú sabes, racionalmente, que no es cierto, pero no hay nada que te impida sentirlo emocionalmente. Tu cerebro trata de protegerte y, por eso, te envía síntomas de ansiedad. Tu cerebro quiere lo mejor para ti. Pero en este caso se está equivocando, ya que cree que hay un riesgo para ti, cuando la realidad es que no existe nada que esté poniendo en peligro tu vida.


Comprar ¡Stop a la Ansiedad!

Precio: 81,20 Euros

IVA y gastos de envío a España incluidos

Para envios al resto del mundo adquirlo en

TIENDA RELAJACIÓN

Pago con Paypal
Pago por paypal
Pago con Tarjeta o contra reembolso

Boletín Psicología Que Funciona
¡Lo recibirás cada martes!

¡Suscríbete!

Tu dirección de correo:

Envíanos un mensaje